Estimular el sistema inmunológico previene la metástasis posoperatoria

En un estudio revolucionario publicado recientemente en la revista Nature, los investigadores de la Universidad de Tel Aviv encontraron que el corto período de tiempo alrededor de la cirugía de extirpación del tumor (las semanas antes y después de la cirugía) es fundamental para la prevención del desarrollo de metástasis, que se desarrollan cuando el cuerpo está bajo estrés.

Según los investigadores, para prevenir el desarrollo de metástasis después de la cirugía, los pacientes necesitan tratamiento inmunoterapéutico junto con un tratamiento para reducir la inflamación y el estrés físico y psicológico. La investigación fue realizada por el profesor Shamgar Ben-Eliyahu de la Facultad de Ciencias Psicológicas y la Escuela de Neurociencia Sagol de la Universidad de Tel Aviv y el profesor Oded Zmora del Centro Médico Assaf Harofe.

El tratamiento inmunoterapéutico es un tratamiento médico que activa el sistema inmunológico. Uno de esos tratamientos, por ejemplo, consiste en inyectar en el cuerpo del paciente sustancias con receptores similares a los de los virus y las bacterias. El sistema inmunológico los reconoce como una amenaza y se activa, por lo que puede prevenir una enfermedad metastásica.

El profesor Ben-Eliyahu explica: La cirugía para la extirpación del tumor primario es un pilar en el tratamiento del cáncer, sin embargo, el riesgo de desarrollar metástasis después de la cirugía se estima en un 10% entre los pacientes con cáncer de mama y entre un 20% y un 40% entre los pacientes con cáncer colorrectal, y al 80% entre los pacientes con cáncer de páncreas.

Según el profesor Ben-Eliyahu, cuando el cuerpo se encuentra bajo estrés fisiológico o psicológico, como una cirugía, se producen grandes cantidades de grupos de hormonas llamadas prostaglandinas y catecolaminas. Estas hormonas suprimen la actividad de las células del sistema inmunológico y, por tanto, aumentan indirectamente el desarrollo de metástasis.

Además, estas hormonas ayudan a que las células tumorales que quedan después de la cirugía se conviertan en metástasis potencialmente mortales. Por tanto, la exposición a esas hormonas hace que los tejidos tumorales se vuelvan más agresivos y metastásicos.

“La intervención médica e inmunoterapéutica para reducir el estrés psicológico y fisiológico y activar el sistema inmunológico en el período crítico antes y después de la cirugía puede prevenir el desarrollo de metástasis, que se descubrirán meses o años después”, enfatiza el Prof. Ben-Eliyahu.

El profesor Ben-Eliyahu agrega que el tratamiento antimetastásico actual salta el período crítico alrededor de la cirugía, por lo que deja al personal médico para enfrentar las consecuencias del tratamiento de procesos metastásicos progresivos y resistentes, que son mucho más difíciles de detener. La investigación del Prof. Ben-Eliyahu contradice la suposición, muy extendida en la comunidad médica, según la cual, al igual que en la quimioterapia y la radioterapia, no se recomienda dar tratamiento inmunoterapéutico a los pacientes con cáncer en el mes anterior y posterior a la cirugía

Compartir este Post